Educación en la política

Debates en televisión, comentarios políticos en todas partes, políticos hablando con niños o pasando dos días con periodistas…estamos en campaña, y como no podía ser menos, los políticos hablan durante estos días de todos los temas habidos y por haber. Y como es lógico, de educación, aunque poco, también hablan.

Pero no me dedicaré a plantar en este post lo que cada partido propone para la educación, pues no me apetece ni aburrir ni hacerles campaña a ninguno de los partidos. Lo que haré por el contrario será hacer una sencilla y corta reflexión que me apetecía poner en el blog viendo el tono que está tomando la campaña.  

Quiero pactar con usted, señor impresentable.

Esta frase no ha salido de la boca de ninguno de los presidenciables en estas elecciones, pero refleja en cierta medida lo que está ocurriendo actualmente en la vida política de nuestro país. Por un lado se habla de un pacto educativo necesario, aludiendo al consenso y a la colaboración de todos los partidos en el mismo, pero las esperanzas se desvanecen cuando no más de 30 segundos después, los mismos candidatos, no haciendo mucho uso de la educación que predican en sus discursos, asestan numerosos golpes bajos a sus contrincantes. Me imagino que no se mucho de política y que lo harán para luego pactar mejor, pero a mí sinceramente, queriendo de verdad un pacto educativo, me molesta que lo hagan (por no decir algo peor).

¿Cómo va a ser posible un pacto educativo con un tono como al que nos están acostumbrando los políticos? No hay día que no se echen en cara tweets pasados en los que uno admitió pagar un helado en negro, en el que otro diga que a su primo lo han visto haciendo no se qué…y así todo el (p..) santo día. Quizás no sean ellos en todo momento quienes vierten todas estas acusaciones, pero sí los entornos de cada uno, incluyendo a los mediáticos. Portavoces, prensa, secretarios…una guerra de política de trinchera y poca política en serio, por mucho que a todos se les llene la boca de “propuestas”.

Ya lo dije en mi anterior post, será difícil llegar a un pacto duradero y verdaderamente útil en educación mientras el nivel del discurso político sea el que es y sobretodo mientras sus electores, es decir, nosotros, hagamos política de “bandos”. Uno puede ser de izquierdas y entender que hay cosas necesarias que hacer con la derecha y que es necesario ceder y tragarse el orgullo, al igual que uno puede ser de derechas y admitir de vez en cuando que la izquierda hace cosas bien. Es obvio que en campaña las reglas del juego pueden ser más agresivas, pero están favoreciendo a que aumenten ciertas intransigencias entre los votantes de distintos partidos…que poco o nada empujan a que consigamos el verdadero objetivo.

Si vamos a hablar de educación, empecemos por hacerlo con ella.

Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces él se vuelve tu compañero. -Nelson Mandela

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s